DOMINGO BLANCHARD GUENEBONDE

LA FONDA DE SANTURCE 1850-1861

Domingo Blanchard Guenebonde, natural de Bayona (Francia), fue un importante comerciante y rentista bilbaíno, propietario del establecimiento de baños calientes de agua de mar anexo a la fonda conocida como la “Fonda de Santurce”, construida entre los años 1862-1863 en la plaza del Concejo de Santurce. A lo anterior que hay que sumar otras inversiones inmobiliarias que llevó a cabo en poblaciones tales como: Bilbao, Portugalete y Guecho.

La construcción de las carreteras de Bilbao a Las Arenas y a Santurce, (omnibuses: La Paloma, El Palomo y La Golondrina) facilitaron en la temporada de baños un mejor transporte a la población tanto local como foránea. Teniendo como consecuencia que comerciantes como Domingo Blanchard con una acertada visión empresarial invirtieran en el sector inmobiliario. Añadiendo a lo anterior, el desarrollo industrial y minero supuso una gran expansión demográfica en la Comarca del Nervión.

La holgada posición económica de Domingo Blanchard le colocó en situación ventajosa para invertir en propiedades inmuebles. Lo hizo con especial hincapié en la Villa y en la margen izquierda del Nervión. Durante los años 60 y 70, al compás del crecimiento que experimentó esta urbe gracias a la primera fase de recuperación tras las guerras civiles. Se convirtió en un personaje dinámico que logró situarse como uno de los máximos rentistas de la Villa. Domingo Blanchard, un comerciante francés de Artecalle “. Recogido del artículo de María Jesús Cava Mesa publicado en marzo del 2006 en el periódico BILBAO.

Domingo, era hijo del comerciante francés Juan Pedro de Blanchard y de María Guenebonde, nacida en Varsovia (Polonia). Estos últimos, en su día mantuvieron en Bayona negocios comerciales con José Antonio Ybarra y con Gerónima Gutiérrez de Cabiedes, y de alguna manera con el posterior matrimonio de Gerónima de Ybarra y Gutiérrez de Cabiedes con José de Murrieta Mello, hermano de Cristóbal de Murrieta se estableció un punto de encuentro con Santurtzi.

Contrajo matrimonio en Bilbao el 17 de octubre de 1841 con Juliana Francisca Colau Monasterio. Esta había nacido en Vitoria el 17 de febrero 1819, falleciendo en Bilbao el 1 de noviembre de 1866. El matrimonio tuvo al menos 10 hijos, cinco de los cuales fallecieron con muy corta edad. Juliana era hija de Juan Colau de origen francés y de María Cándida de Monasterio Larrea, bautizada en Bilbao el 22 de setiembre de 1794. El matrimonio formado por Juan y María Cándida estuvo en principio asentado en Vitoria, lugar donde nacerían sus tres primeros hijos, pero sería en Bilbao donde harían fortuna cuando Juan Colau comercia con todo tipo de géneros importados de Francia, Alemania e Inglaterra.

Con respecto a la construcción de las casas donde se formó la “Fonda de Santurce”, construida en parte del solar de la plaza del Concejo donde estuvo la batería conocida como “San Jorge”, y cuyos terrenos eran propiedad de la Diputación General de Vizcaya, debieron de transcurrir unos doce años desde que D. José de Balparda primer interesado en el año 1850, hasta que D. Domingo de Blanchard en el año 1862 comenzara la construcción de dicha fonda.

Esta es una breve historia del proceso de la construcción de la “Fonda de Santurce

En la sesión plenaria celebrada en el Concejo de Santurce el 1 de setiembre siendo alcalde, D. Juan de Tomás de Arrate se expuso que:  el 31 de julio de 1850, D. José de Balparda, vecino de la villa de Bilbao y propietario de este Concejo, solicitó a este ayuntamiento de Santurce se le concedan en la plaza de este Concejo para edificar casas habitables treinta y cinco pies de terreno al frente de la muralla baja que da a la Fontana y por el norte o sitio de la Ribera de Catalina lo suficiente a igualar con la esquina de la casa de D. José de Salcedo y Gorostiza para formar un cuadro perfecto, previas las formalidades que previene el Real Decreto del 30 de setiembre de 1849. Solicitud que es aceptada por la mayoría de los presentes en el pleno

A continuación, el 3 de setiembre de 1850 se emite el siguiente Decreto. En atención a que según resulta del precedente acuerdo del Ayuntamiento y de los mayores contribuyentes nombrados de efecto, se ha acordado proceder a la enajenación del terreno solicitado por D. José de Balparda, y se nombra para que lo traten los Maestros de Obras D. Juan José de Berriozar y D. Mateo de Larrazábal, a quienes se les oficia cumplan con su encargo.

El 6 de setiembre de 1850, los Maestros de Obras, D. Juan José de Berriozar y D. Mateo de Larrazábal presentan al Alcalde de Santurce D. Juan de Tomás de Arrate, un expediente que dice en lo principal: que visto, reconocido y medido el referido trozo de la citada plaza que forma una figura de Martillo, confina por el norte con parte del murallón ruinoso y peñas que baña el mar. Por el oriente con las peñas que cubre el mar, y una parte del murallón ruinoso, por el medio día con el paso o calle que media  entre el murón que se halla a la parte orientado a dicha plaza la línea que demarca los 35 pies lineales que se expresan en la exposición, quedando un paso o calle de 30 pies de ancho en el punto de intersección de los 35 pies lineales y la pared norte de la Iglesia Parroquial del expresado Concejo, y con la línea o lado de la plaza que resulta de la prolongación de la línea de la pared del costado de la casa de D. José de Salcedo y Gorostiza… En total contiene un área de 5.500 pies cuadrados, los que regulados en atención a la ruina de los citados murallones a 24 maravedís pie cuadrado asciende a la cantidad de 3.882 reales y 14 maravedíes de vellón. En cuya superficie pueden edificarse dos casas cómodas de la misma elevación de las que existen en dicha plaza.

El 15 de octubre de 1850, ante las dudas que tiene el ayuntamiento de Santurce sobre la propiedad de los terrenos los cuales se quieren adquirir para edificar dos casa, más si en estos terrenos la Diputación era propietaria de la batería que en su lugar existió en su día, el Alcalde la transmite la siguiente comunicación: Habiendo acudido a este Ayuntamiento dos caballeros solicitando que se les concediese el terreno suficiente para edificar dos casas en la plaza pública de este Concejo, y contiguo a la muralla que da al mar, no hubo inconveniente el Ayuntamiento acceder a una solicitud tan ventajosa para el vecindario. Más como dicho terreno comprende el sitio en que en otro tiempo se dice hubo una batería de la Ilustrísima Diputación, a fin de que si realmente fuere el terreno o pequeño trozo que se dice comprende la batería, manifieste si lo cede al Ayuntamiento para una empresa útil como a la que se destina, o cuando menos si se adhiere a la venta de la pequeña porción.

El punto más vulnerable de la costa santurtziarra era su puerto, el cual estaba defendido por dos posiciones que desaparecieron completamente tras el relleno del antiguo embarcadero y la creación del Parque. Los primeros datos de fortificación de la zona datan de 1630 aunque no hay certeza de la ubicación específica de las mismas. La Batería de San Jorge (el “campo detrás de la iglesia” o La Almena) estaba situada al N-NE de la iglesia de San Jorge sobre una pequeña lengüeta de tierra. En 1684 será definida como un puesto “preminente y a propósito para hacer daño muy considerable al enemigo antes y después que entre en la barra “, empleando la cercana iglesia como almacén de sus pertrechos y cañones. Destruido el fortín en la Guerra de la Independencia no volvió a ser artillado, y tras varios años en estado ruinoso la parcela fue finalmente enajenada a un particular. 

El 14 de mayo de 1851, Varios vecinos remiten a la Diputación lo siguiente: Los que suscriben vecinos de este Concejo, conocedores del estado ruinoso en que se encuentran el paredón que sostiene el sitio llamado “La Almena” o Plaza de este pueblo, y conocedores también de las desgracias, mutilaciones o muertes que indudablemente tienen que suceder instantáneamente sobre muchos niños, que por una interesada costumbre concurren en aquel punto a ejecutar sus diversiones, sin conocer ni reparar el cercano riesgo, a fin de que pongan el más pronto y eficaz remedio. A continuación, seis firmas.

El 12 de agosto de 1851, la Diputación General de Vizcaya, comunica al Ayuntamiento que una vez pasado el anterior expediente al Síndico expone: que atendiendo al estado ruinoso en que según declaración del arquitecto D. Antonio de Goicoechea y del Maestro de Obras D. Juan José de Berriozábal se encuentran las obras de cantería del expresado terreno, y ningún uso que de él se ha hecho para batería desde el año 1809, no halla inconveniente se acceda a la pretensión de la corporación municipal, siempre y cuando se comprometa a proporcionar en caso de necesidad para la mejor defensa de aquella parte del litoral el terreno que fuese necesario para la formación de una batería igual que la antigua sea en el mismo punto o inmediatamente.

Esta resolución es comunicada al Concejo el 17 de agosto de 1851, que de una manera resumida expresa que el pueblo de Santurce se obliga a dar en cualquier tiempo el terreno necesario para formar una batería igual a la antigua que había en la plaza de este Concejo. Este pleno no pudo alcanzar ningún acuerdo sobre la venta de los terrenos aun contando con el visto bueno de la Diputación, la falta de dos de los mayores contribuyentes, (D. Castor de Andachaga y D. Francisco María de Vildosola), y las quejas de que varios de los presentes tenían intereses propios. Entre las negativas se expusieron que: al fabricar casa en dicho terreno puede ser perjudicial a muchos pescadores que se les priva de tender las redes y de colocar sus lanchas en tiempo de borrascas

El 26 de marzo de 1852, se publican las condiciones, y no habiendo nadie que acepte la condición de edificar con arreglo al plano formado por la Diputación General el expediente es devuelto a dicha Diputación, hasta el año 1861 cuando nuevo es reclamado por el Ayuntamiento de Santurce.

En el Concejo de Santurce el 21 de julio de 1861, reunido el ayuntamiento bajo la presidencia de D. remigio de Angoitia, Alcalde Constitucional del mismo, se procedió con la Asistencia del secretario, Juzgado de paz, cofradía de mareantes y escribano de número de la villa de Portugalete al remate de 5.500 pies de terreno en la plaza pública d este pueblo y cual se indica en el expediente que proceden, con gran afluencia y dando lectura a todo el expediente y sus citadas condiciones, y encendida la vela por el alguacil de orden del ayuntamiento, con el valor de 3.882 reales, y después de diferentes pujas, quedó como último y mejor postor en siete pujas con dicho remate y terreno D. Domingo Blanchard, vecino de Bilbao con una puja de total de 4.4125 reales.

 El 31 de julio de 1861, se realizó la escritura de compra por parte de D. Domingo Blanchard, ratificada en Portugalete el 20 de diciembre de 1861. Expone la escritura que: Con la presencia del D. Remigio de Angoitia y D. Manuel Calvo, Alcalde y Regidor síndico del Ayuntamiento del Concejo de San Jorge de Santurce, acompañados de D. Marcos de Balparda teniente Alcalde y Regidor del mismo Concejo autorizaron las diligencias de venta de 5.500 pies superficiales de terreno, sitos en la jurisdicción del citado Concejo, término de la plaza y propios de él. Confina este solar por el norte con las casas de la Rivera llamada Catalina, con el pórtico de la Iglesia Parroquial, por el este con las aguas del mar y por el oeste con la plaza indicada, e hilera de casas de la pertenencia de varios, causándose la subasta la subasta en D. Domingo Blanchard, vecino de Bilbao, por cantidad de 4.125 reales de vellón el día 25 de julio del presente año.

La construcción de dichas casas ocupó varios pleitos que D. Domingo Blanchard tuvo con varios proveedores de materiales de construcción. En julio de 1863 “en el Juzgado de Paz de la villa de Bilbao se realizó el acto de conciliación promovido por José Pendas, tejero, residente en la anteiglesia de Asúa, contra Domingo de Blanchard, vecino y del comercio de dicha villa, sobre el pago de tres mil ciento ochenta reales procedentes de treinta mil ladrillos suministrados para la construcción de una casa en Santurce”.

Y que con fecha del 22 de agosto de 1863 se inició una “demanda de mayor cuantía promovida por José de Uzcanga, vecino de Bilbao, contra Domingo de Blanchard, comerciante, sobre el pago de cinco mil sesenta y ocho reales procedentes de los ochocientos cuarenta y nueve sacos de yeso que entregó a Julio Cabannes en julio de 1862 para la obra de la casa del citado Domingo en Santurce”.

Otros apuntes publicados en la prensa:

OCASIÓN DE UNA MAGNÍFICA FONDA EN SANTURCE

Se arrienda la muy acreditada fonda de Santurce, situada en el mejor punto del pueblo y conocida con el nombre de «Fonda de Santurce» con baños templados de agua de mar.

El edificio, construido recientemente, ofrece todas las comodidades que pueden desear los bañistas y se halla situado a cuatro vientos. La fachada principal que mide 140 pies da sobre la plaza, la otra da a un terrado sobre el mar y uno de los costados da sobre el punto donde se toman los baños. Esta magnífica situación constituye un verdadero punto de recreo por las espléndidas vistas y por la proximidad al baño y paseo.

El comedor principal, que es muy espacioso, tiene salida al terrado que es propiedad de la fonda y que está bajando por el mar.

Este establecimiento tiene una habitación baja al nivel del mar en la que entra el agua. En dicha habitación están los baños templados, que pueden darse de agua de mar o de agua potable, pues la hay en abundancia dentro de la j misma habitación. Esta tiene 10 bañeras, una de chorro, depósito para el agua del mar y un horno.

Estando situado el edificio sobre el mejor punto del pueblo para los baños, puede irse al baño vistiéndose en la fonda, evitando el tener que usar de casetas. Las personas que quieran tratar de su arriendo pueden acudir en Bilbao a su propietario D. Domingo Blanchard, calle de la Reina, nº 21, piso tercero, o a D. León de Castanedo Director de la fábrica de conservas alimenticias del referido Santurce. Irurac Bat, 25 de mayo 1868

FONDA NUEVA EN SANTURCE

Desde el próximo domingo 10 del corriente, se abre la fonda, (José Antonio de Astaburuaga)  situada a la entrada del pueblo sobre el camino real con buenas vistas para la barra y a la altura, que ha construido el mismo fondista que antes la tenía en la plaza expresamente para fonda, sin más vecinos en la casa; donde se hallan espaciosos comedores y sedarán almuerzos y comidas a gusto de los concurrentes a precios equitativos y también hay gabinetes y habitaciones para huéspedes en la temporada de baños. Irurac Bat, 25 de mayo 1868

BAÑOS CALIENTES DE AGUA DE MAR EN SANTURCE

Desde el 20 de junio estará abierto al público el establecimiento de baños calientes de agua de mar, en el que se han puesto calderas nuevas que dan a las bañeras agua cristalina según sale de la mar. En el mismo establecimiento se arrienda la acreditada fonda y habitaciones para familias particulares todas con las mejores vistas a la plaza, al puerto y a la mar. Para tratar de ajuste acudir en Bilbao a D. Domingo Blanchard, o en Santurce a D. León Castanedo.  Irurac Bat, 11 de junio de 1869

Aurelio Gutiérrez Martín de Vidales

AHFB, Santurtzi, 0025/027 y 0024/017 y JCR, 1625/011 y 1844/020

AHEB-BEHA, actos sacramentales.

Irurac bat, años 1861-1869

https://garciadeiturrospe.wordpress.com/2015/01/20/un-oxidado-testigo-de-nuestro-patrimonio-maritimo/

http://www.euskalnet.net/laviana/gen_bascas/bolibarelorduycolaublanchar.html