Aprovechando que desde 1997 cada 14 de marzo se celebra el Día Internacional de Acción por los Ríos y que desde 1993 cada 22 de marzo se celebra el Día Mundial del Agua voy a dedicar una entrada a los desconocidos y olvidados arroyos santurtziarras.

Un arroyo, regato o riachuelo es una corriente natural de agua que normalmente fluye con continuidad, pero que a diferencia de un río, tiene un escaso caudal que incluso puede desaparecer en la estación seca, al depender de la temporada de lluvias para su existencia. Si el caudal es muy escaso y esporádico es preferible usar el nombre de torrente.

Los arroyos, como cualquier otro curso de agua, pueden desembocar directamente en el mar, en un lago o en otro arroyo o río, en cuyo caso serían sus afluentes. En Santurtzi, los arroyos de la vertiente norte del Serantes (451 m) desembocan (o desembocaban) directamente en el mar. Los de la vertiente sur son afluentes de cursos de agua más importantes.

Para la historia de Santurtzi, dos arroyos han sido determinantes. En primer lugar, el arroyo Peñota de cuyo nombre hay constancia documental al menos desde 1624. En segundo lugar, el arroyo Capetillo cuyo cauce marca casi en su totalidad la divisoria entre Ortuella y Santurtzi.

Tampoco podemos olvidar que el aprovechamiento de manantiales y arroyos fue fundamental para el abastecimiento de agua potable a la población, para dotar de agua a los lavaderos públicos y al matadero municipal, y como fuerza motriz para los molinos harineros que hubo en Santurtzi.

No he conseguido recopilar mucha información acerca de los arroyos santurtziarras. Escasa es la correspondiente a los arroyos de la vertiente sur y mínima la relativa a los casi más torrentes que arroyos de la vertiente norte, casi toda ella recogida en el libro Santurtzi, entidad histórica, lengua y toponimia de Carlos Glaría.

En cualquier caso, este es el resultado, abierto a cualquier aportación que sirva para completar esta entrada.

  • Arroyos de la vertiente norte de las estribaciones del Serantes.

Eran cursos de agua cortos (unos pocos cientos de metros), con fuerte pendiente, caudal irregular y relativa capacidad de erosión. Desembocaban directamente en el mar, en el Abra. Se disponían de forma casi paralela entre sí desde Regales al Calero, como podemos observar en los diferentes mapas realizados en el siglo XIX y comienzos del XX. No hay unanimidad en cuanto al número de arroyos reseñados ni aportan nombres concretos.

En el siguiente mapa, realizado en 1878, se señalan con flechas amarillas los nueve arroyos que aparecen reseñados.

En el siguiente mapa, realizado en 1888, se señalan con flechas amarillas los once arroyos o regatos que aparecen reseñados.

En el siguiente mapa, realizado en 1895, se señalan con flechas amarillas los siete arroyos que aparecen reseñados.

En el siguiente mapa, realizado en 1934, solo aparece reseñado un arroyo que desembocaba directamente en el Abra. Se trata del arroyo denominado Cercamar.

Vista desde el mar de la vaguada por donde discurre todavía el arroyo o regato, ahora soterrado en su desembocadura.

Hablo en pasado porque la absoluta transformación del litoral costero santurtziarra con el desarrollo de las tremendas infraestructuras portuarias y la alteración del relieve con infraestructuras viarias y bloques de edificios de viviendas ha acabado con casi todos ellos.

Únicamente he encontrado referencia concreta a dos de ellos, el arroyo Regales (este nombre está documentado desde 1575 para denominar una amplia zona de la ladera del Serantes) y el citado arroyo Cercamar. Las aguas de este arroyo Cercamar servían como fuerza motriz de dos molinos harineros en funcionamiento entre finales del siglo XVII y la primera mitad del siglo XVIII. Estos molinos harineros han sido estudiados por Joseba Trancho y fueron objeto de una conferencia y una visita guiada en junio de 2017 que tienen su correspondiente entrada en el blog.

En 1882 se hizo una captación de sus aguas para surtir varias fuentes públicas y, posteriormente, también el matadero. En 1917 se mejora esta infraestructura para intentar satisfacer la creciente demanda de una población en expansión.

  • Otros arroyos que desembocaban directamente en el Abra.

En este otro grupo de arroyos que desembocaban directamente en el Abra hay que citar tres: Toquillas, Pobres o Las Viñas y Peñota.

El arroyo Torquillas nacía en la parte baja de Cotillo, discurría por la vaguada formada entre el cerro de Fontuso (segundo Cueto, 108 m) y Coscojales (que también era el nombre de otro regatillo), cruzaba La Txitxarra en donde formaba grandes charcas y desembocaba en la antigua rada o fondeadero, El Pedregal. El nombre está documentado en 1584. Aprovechando sus aguas se construyó el segundo lavadero de Santurtzi (1878) a la altura de la entrada del SKA. Años más tarde, fue sustituido por uno nuevo que se construyó en la confluencia de las calles Gabriel Aresti y Máximo García Garrido con Genaro Oráa (1911). El primer relleno de esta vaguada se realizó entre 1951 y 1957 para construir el primer campo de fútbol del CD Santurtzi.

El arroyo Torquillas (con sus cortos afluentes, a veces uno, a veces dos) aparece señalado (sin nombre) en los diferentes mapas que he documentado para ilustrar esta entrada.

Así, aparece en el mapa de 1878.

También aparece en el mapa realizado en 1888, en este caso con dos pequeños afluentes.

Y también se señala en el mapa de 1895.

El arroyo de los Pobres recibe diferentes nombres: arroyo del Bullón, arroyo de Oyancas, río de Las Viñas. El nombre de arroyo de los Pobres se documenta ya en 1863. Aparece (sin nombre) en un mapa de 1734 y en otro de 1878.

En la interpretación que Goio Bañales hace del plano realizado por Emiliano Pagazaurtundua en 1901 se aprecia claramente el tramo final del arroyo de los Pobres.

También aparece reflejado en un mapa topográfico de 1934, cuando sólo el tramo final había sido soterrado.

En un mapa del Abra finales de los años setenta viene señalado con el nombre tradicional de arroyo de los Pobres.

En un plano editado por el Ayuntamiento en 2010 recibe el nombre de Oyancas.

Este arroyo tiene sus fuentes principales en el Bullón y Oyancas. Discurría por la vaguada denominada Vallecilla, entre las laderas del Mazo y el Cueto mayor. Bajo El Mazo nacía un pequeño regato que recogía las aguas de su vertiente sudeste y las aliviaba en este arroyo que en ese punto cambiaba de trayectoria para fluir por el valle de Las Viñas, canalizado y soterrado casi en su totalidad. Sus aguas se utilizaban para surtir dos lavaderos públicos. El arroyo desembocaba en la antigua rada, casi al lado de la iglesia de san Jorge, como se refleja en una representación gráfica de 1684.

En 1948 se procedió a la canalización y cubrición del tramo del arroyo de los Pobres que todavía discurría en superficie.

En enero de 2009, como consecuencia de unas persistentes lluvias torrenciales, el arroyo canalizado y soterrado, convertido en un colector de aguas pluviales, se vio superado. Se desbordó y provocó importantes inundaciones que afectaron incluso a la estación del metro. En febrero de 2011 comenzaron unas importantes obras para renovar de forma integral la galería por la que discurre el agua: un tramo de 448 metros lineales con una profundidad máxima de dos metros y una mínima de uno.  Una obra muy compleja en cuanto a su ejecución ya que el colector pasa por debajo de bloques de viviendas en la que se invirtieron seis meses y aproximadamente 440.000 euros.

Las obras de excavación del tramo del metro entre Santurtzi y Kabiezes se vieron afectadas por una nueva inundación en noviembre de 2011, mayor incluso que la de 2009, debido a la conjunción de varios factores, entre ellos la existencia de varios arroyos y regatos en la zona del Bullón. La galería subterránea de casi dos kilómetros se excavaba en terrenos kársticos y atravesaba la falla del arroyo Bullón lo que obligó a la empresa constructora a impermeabilizar la zona para evitar filtraciones de agua. Las fuertes lluvias registradas superaron con creces las previsiones en cuanto a cantidad de agua que podría colarse por la estructura y reventaron una de las contrabóvedas ocasionando un gran torrente que, debido al desnivel, acabó inundando la estación santurtziarra.

En el proyecto de regeneración del Bullón presentado en el último trimestre de 2014 se incluía la realización de una nueva canalización para el arroyo Bullón (así se denomina en el proyecto), eliminando su curso bajo edificios de viviendas y posibilitando un tramo en cauce abierto en varios espacios destinado a plaza pública. Del vídeo promocional he extraído dos imágenes muy interesantes.

Antaño, este arroyo movió un molino ubicado casi en su desembocadura. Esta construcción, propiedad de la familia Murrieta, fue adquirida por el Ayuntamiento para edificar en el solar que ocupaba la primera casa consistorial del municipio. Quizás hubo otro pequeño molino en la zona del Bullón-Oyancas donde hubo un paraje denominado Molinón que podría relacionarse con alguna referencia escrita que se conserva al respecto.

Respecto al arroyo de Peñota o La Peñota, este nacía en Los Hoyos, entre Cotillo y Kanpanzar y su cauce sirvió para trazar los límites entre Portugalete y Santurtzi. Recibe su nombre por La Peñota, un gran peñasco que se encontraba próximo al acantilado y sobresalía en pleamar. Por su importancia, casi siempre aparece reseñado con su nombre en los mapas y planos. Como ejemplo, una muestra de mapas de los últimos años del siglo XIX y comienzos del XX (1888-1903).

Cerca de su desembocadura, y ya en jurisdicción de Portugalete, había otro riachuelo, más bien torrente, que recibía el nombre de El Salto porque caía desde el borde del acantilado a la playa de Portugalete formando una pequeña cascada. Hay una excelente foto publicada en El Mareómetro en la que se ve ese regato canalizado en su desembocadura. Supongo que otro tanto sucedió con el arroyo Peñota, pero no he encontrado ninguna imagen.

Quizás el reguero de agua sobre la arena de la playa del Salto a la izquierda de la fotografía sea el único testimonio gráfico del arroyo Peñota.

  • Arroyos de la vertiente sur de las estribaciones del Serantes.

Los arroyos de la vertiente sur también son cursos de agua cortos, pero de mayor longitud que los de la vertiente norte. Presentan una menor pendiente, el caudal es menos irregular y su capacidad de erosión también es menor. Forman parte de la cuenca del río Galindo, que desemboca en la ría de Bilbao. En el siguiente mapa aparecen reflejados los principales arroyos y ríos.

Y en el mapa topográfico de 1878 se reflejan muchos más, en su mayoría barrancos y regatos que vierten en la cuenca del arroyo principal.

Bajo la Peña de las Nueve Cruces, en el límite entre Abanto y Santurtzi, nace un arroyo que recibe tres nombres a lo largo de su curso en suelo santurtziarra: arroyo de La Magdalena (desde su nacimiento en el paraje donde se ubicaba la antigua ermita hasta su confluencia con el arroyo Sorías), arroyo del Molino de Mello (desde ese punto hasta cruzar la carretera de acceso a Kabiezes, la N 644) y finalmente arroyo de Balleni, desde ese punto hasta llegar al límite con Portugalete.

Ahí, en las vegas de Balleni,  se une con otro arroyo, el que marca el límite entre los municipios de Ortuella y Santurtzi, de nombre también múltiple según el tramo (Llobera, Capetillo, Zuazo) y, a partir de ahí, el río resultante de la confluencia del Balleni y del Capetillo pasa entonces a ser denominado Ballonti​ (Ibaionti), ya convertido en afluente principal por la izquierda del río Galindo.​ En el siguiente mapa se señalan en azul el arroyo Ballonti (con sus diferentes nombres según los tramos) y en verde el arroyo Capetillo, cuyo curso marca el límite entre Ortuella y Santurtzi.

Sobre el rio Ballonti y sus afluentes existe una interesante publicación en internet, fruto de la colaboración del CPI Antonio Trueba y el Instituto de Repélega de Portugalete en el Proyecto Ibaialde.

En lo que concierne a la sección santurtziarra de esta cuenca hidrográfica, el nombre del arroyo Balleni aparece documentado ya en 1565. Puede tener su origen según nos explica Carlos Glaría en los términos ibai (río) y ibi/ubi (vado). La relación con el inmediato río Ballonti es evidente.

Este arroyo santurtziarra está muy alterado, modificado y soterrado en varios tramos. En el siguiente mapa. en negro los tramos soterrados a su paso por Tocedo y por Balparda.

Ha sido noticia a lo largo de los últimos años y siempre por cuestiones medioambientales, por presentar contaminación en sus aguas. El tramo denominado arroyo La Magdalena se ha visto contaminado en varias ocasiones debido al vertido de las aguas fecales procedentes de la urbanización La Magdalena, situada en donde antes estuvo la fábrica de dinamita. El tramo denominado arroyo del Molino de Mello ha sufrido vertidos de materiales de construcción (cemento) a su paso por Barral, por la parte trasera del polígono industrial de El Árbol.

Otro arroyo de esta cuenca es el Sorías al que da nombre el manantial del que nace. El nombre está documentado desde 1680. Todo el paraje se denomina Sorías y en él aparece otro pequeño regato llamado de la Teja. Según Carlos Glaría el origen de este nombre procedería de la teja que se empleaba antiguamente a modo de caño para canalizar el surgidero del manantial. En el siguiente mapa se señala el manantial de La Teja, pero no el curso del regato.

Rikar López nos ha facilitado una serie de fotografías de un elemento patrimonial en estado de abandono, un puente sobre el arroyo Sorías. Desconozco cuándo se construyó.

Para finalizar, una fantástica imagen un vado sobre un arroyo, con un lavadero, que no sé exactamente dónde se ubicaba, aunque tradicionalmente se dice que es el arroyo Balleni.

En algún momento, con tiempo, abordaré la interesante historia del suministro de agua potable a los vecinos de Santurtzi, las captaciones realizadas en los diferentes arroyos, la construcción de los depósitos de aguas y de los lavaderos y fuentes públicas que se instalaron en el último tercio del siglo XIX, y su evolución en el siglo XX.