VISTA INÉDITA DEL ABRA EN 1781

VISTA INÉDITA DEL ABRA EN 1781

Hoy presentamos una curiosa representación del Abra y de la barra de Portugalete realizada en el otoño de 1781 por un viajero estadounidense, el pintor, arquitecto y escritor John Trumbull (1756-1843).

Este personaje trabajó como asistente de George Washington durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos y después como secretario del embajador John Jay en Londres. En 1784 estudió pintura con Benjamin West como maestro y con esta influencia comenzó a crear la famosa serie de cuadros y grabados históricos a los cuales les dedicaría toda su vida, a los que debe su fama y el apodo de “pintor de la revolución”.

Esta representación en tinta y aguada de John Trumbull, titulada por el autor View toward the Bar of Bilbao, pertenece a una serie de dibujos realizados con la misma técnica que Trumbull realizó a bordo del South Carolina en agosto y septiembre de 1781 durante el prolongado y tortuoso viaje del citado buque desde Texel (Países Bajos) hasta fondear, casi sin provisiones, en el puerto de La Coruña después de haber rodeado las Islas Británicas. La mayoría de los dibujos se conservan en la Sterling Memorial Library, la principal sede  de la red de bibliotecas de la Universidad de Yale en New Haven (Connecticut).

Desde La Coruña Trumbull se dirigió a Bilbao en el Cicero. El normalmente corto trayecto (entre dos y tres días) entre los dos puertos duró veintiún días por el mal tiempo y diversos contratiempos. Llegó a Bilbao poco antes del 26 de octubre y permaneció allí hasta aproximadamente el 10 de diciembre de 1781. Durante este viaje John Trumbull estuvo acompañado por el mayor William Jackson que tenía a su cargo a Charles Adams, hijo de John Adams, segundo presidente de los Estados Unidos.

El Cicero embarcó una carga y se pertrechó para zarpar rumbo a America. Partió ría abajo y se encontró en la desembocadura con un fuerte viento del norte que producía un fuerte oleaje sobre la barra de arena que imposibilitaba cruzarla. El calado era insuficiente incluso para un pequeño barco del tamaño del Cicero. Tendrían que esperar en Portugalete hasta la siguiente marea viva. Trumbull decidio regresar a Bilbao y esperar allí. Al final casi pierde la ocasión de embarcar. El propio Trumbull narra los acontecimientos en su autobiografía.

Es una pena que la rada de Santurtzi no aparezca en la imagen, queda oculta detrás de la peña de la izquierda. El dibujo de Trumbull es interesante porque representa una escena bastante habitual: un grupo de traineras intentan guiar y remolcar al navío que se encuentra detrás a través de la peligrosa barra de arena. Una situación similar a la representada en otra imagen más o menos contemporánea, de 1740, pero vista desde la orilla opuesta, la margen derecha.


 
 

Deje su comentario